coche8

Noticias - Club SegurClassic

En este apartado podrá ver todas las noticias relacionadas con Club Segurclassic; nuevos colaboradores,
actualidad, promociones... Para que pueda conocer de primera mano todos nuestros movimientos.

El Coche de JFK

Hoy se cumplen 50 años desde que el presidente Americano John F. Kennedy fuera asesinado en Dallas, 50 años ya de las imágenes de los disparos y las escenas de JFK apoyándose en su esposa , Jackie, en la parte de atrás de su coche, un coche que fue construido especialmente para el desfile presidencial.

Y muy a pesar de los fans de la conspiración, intentaremos omitir los datos escabrosos del tema y las cientos de teorías conspiratorias, que aunque sabemos tanto gustan, y nos centraremos en ese coche. Coche que se conserva a día de hoy en el Museo Henry Ford, y seguramente es uno de los vehículos históricos más valiosos en el mundo.


Gregg D. Merksamer, presidente de la Sociedad de profesionales de la publicidad de la automoción comentaba recientemente en una entrevista, “A pesar de que he cubierto una gran cantidad de subastas de coches clásicos semanalmente durante los dos últimos decenios, el SS-100-X Lincoln de JFK es un vehículo del cual, simplemente no puedo imaginar el tipo de precio que podría alcanzar si se pusiera a la venta, (…)Puede que no exista otro vehículo cuya importancia histórica sea tan universalmente reconocida. Y no es necesario que se tenga la edad suficiente para recordar Dallas, incluso miembros del público general que saben poco o muy poco sobre coches, lo recuerdan”.

La importancia del coche, no es tanto por el coche en si, sino que es una importancia histórica, por ser el lugar donde pasaron los hechos, por ser el "allí" de la historia de JFK. Se puede comparar a lugares tan renombrados, como por ejemplo las playas de Normandía, Auschwitz o en España la Torre de los Siete Suelos, donde Boadil capituló frente a los reyes católicos. Manteniendo esta tesis, pues, solo tendríamos un segundo coche que se pueda equiparar en importancia al de JFK, el Graf und Stift en el que el archiduque Franz Ferdinand fue asesinado en 1914, y que se conserva en el museo militar de Viena,  y del que hablamos en nuestro Círculo de Sabios la pasada noche de todos los santo.


Los expertos William Siuru Jr. y Wayne Lensing que han investigado la historia del SS-100 durante casi medio siglo. Han publicado un libro  "Los coches y transportes  presidenciales" donde se incluyen los automóviles propiedad de todos los presidentes de EE.UU. desde Franklin D. Roosevelt a Barack H. Obama, y nos cuentan en su libro:

El coche presidencial SS-100-X  en el que JFK fue asesinado inició su montaje de la planta de Lincoln en Wixom, Michigan en enero de 1961. Su conversión especial en limusina fue realizada en Cincinnati, Ohio, aunque limusina no sería un término apropiado, el SS-100-X se describe con mayor precisión como "coche de desfile. Este vehículo podía ser transformado de un convertible de cuatro puertas a un automóvil cerrado o completamente cerrado con varias capas y techos adaptables con protección antibalas.”

 

Las compañías responsables de la ingeniería del coche fueron Ford y Hess y Eisenhardt, y éste fue presentado al público en Junio de 1961. Por el coche, el servicio secreto (¿por qué le llamarán secreto si todo el mundo lo conoce?) pagaba 500 dólares anuales de alquiler.

Existe un libro bastante antiguo, escrito por él conservador del museo de Henry Ford Randy Manso, llamado “La saga de los x-100” en el que explica y establece que el precio de todas la modificaciones del vehículo. Esta mejoras que van desde un asiento hidráulico trasero para al presidente a los sellos presidenciales bordados a mano en el interior de las puertas tuvieron un coste de 200.000 dólares aproximadamente, lo que a día de hoy rondaría los 2,2 millones.

Así con todas las mejoras que se aplicaron al vehículo las cuales se conservan todavía, este era un pequeño bunker de lujo andante. Sin embargo la tragedia ocurrió, y nadie sabe explicar de  una manera convincente, el porqué. Lo que sí está claro es qué pasó con el SS-100-X realizó tras el asesinato, esto es lo que se ha escrito recientemente:

 "De acuerdo a los registros del Servicio Secreto, aproximadamente a las 13:09 el 22 de noviembre, la limusina presidencial y los vehículos de seguridad del Servicio Secreto partieron el Hospital Parkland y volvieron a Love Field (en Dallas) . No se detuvieron, fueron conducidos directamente a un C-130 Hércules (un avión militar) asignado para llevarlos de vuelta a Washington. A las 15:35 el C-130 que lleva los vehículos partió de Love Field. El avión de transporte con la limusina presidencial aterrizó en la base aérea de Andrews a las 8:05 de la noche y fue conducido, con una escolta de la policía , directamente al garaje de la Casa Blanca.

El coche se mantuvo recluido, mientras que los agentes federales y los investigadores del servicio secreto lo examinaron ampliamente. El 20 de diciembre de 1963, SS- 100 -X fue liberado  por la Casa Blanca y, posteriormente, fue conducido por un agente del servicio secreto de nuevo a la división de investigación de ingeniería de la Ford Motor company en Dearborn, Michigan, y a su vez Ford regresó el coche a Hess y Eisenhardt. La compañía aceptó la devolución del SS-100-X el 24 de diciembre 1963. Los empleados que recibieron el coche comentaron que el servicio secreto había realizado un gran trabajo limpiando el coche, pero sin embargo, aún pudieron encontrar algunos rastros del suceso" .

 

Hess, debido a que intervino directamente en la fabricación del coche, fue nombrado asesor de la Comisión Warren, por el presidente Johnson para investigar el asesinato. Y declaró que si el presidente hubiera usado la cúpula que incluía el vehículo el asesinato nunca hubiera pasado. Hess siempre consideró a ese automóvil como el mejor automóvil jamás construido, pero sin embargo se cuenta que nunca pudo quitarse el asesinato de la cabeza.

Poco después, un comité de 30 personas discutió los planes para modificar el coche y regresarlo a la Casa Blanca. El trabajo se inició en diciembre de 1963 e incluyó un re-blindaje completo del habitáculo trasero y la adición de una tapa no desmontable permanente con armadura transparente, que costo 125.000 dólares.

Durante esta modificación se añadieron mucha más mejoras como dispositivos de comunicación secretos o diferentes refuerzos y actualizaciones. Finalizada esta rehabilitación el coche volvió a la casa Blanca donde volvió a servir como limusina presidencial hasta el 1977.

Así pues, en los asientos del SS-100-X, se ha escrito una gran parte de la historia moderna, y es en ese asiento trasero que recibió las heridas de JFK, donde presidentes como Johnson, Nixon, Ford y Carter, siguieron forjando el camino de su país, e hicieron danzar a su son a muchos otros.


JFK falleció en el asesinato, pero el SS-100-X perduró y lo sigue haciendo y seguramente lo hará mientras en los libros de texto se siga recordando Dallas, porque como hemos comentado con anterioridad, el SS-100-X no es un coche, él ha transcendido a un nivel superior, al nivel del lugar donde se escribió la historia, el lugar donde ocurrieron los hechos, y no nos olvidamos, también se ha convertido en una parte del puzle de la conspiración. Sea como fuere, en 2017 se cumplirán 55 años con lo que se desclasificarán todos los documento e investigaciones del servicio secreto y quizás sepamos algo más o quizás no, lo que es seguro es que seguiremos hablando de ello por muchos años más.



compartir
 

Segurclassic